La crema solar SAFE SEA tiene un efecto inhibidor ante la posible picada de una medusa. Los estudios acerca del producto documentan que entre un 75% y 85% de los casos evitaremos la picadura. O disminuiremos significativamente el dolor o reacción cutánea resultante del contacto con las células urticantes de la medusa.

En ningún caso la crema solar SAFE SEA puede ser considerada como un repelente o como un producto que alivie el dolor de una posible picadura de medusa.

Estudios y ensayos clínicos emitidos por la Universidad de Minnesota y la Universidad de Stanford certifican que la crema solar SAFE SEA inhibe de la picadura de medusa en un tanto por ciento muy elevado. Pero ello dependerá siempre de su aplicación, asegurándose siempre de que la crema haya sido aplicada en todas las partes del cuerpo. Sin olvidar que, tras 80 minutos de actividad acuática, el producto va perdiendo su efectividad.

Es decir, que se reconoce la efectividad, pero nunca al 100% de los casos. Y es por ello que tanto en nuestro producto como en nuestras comunicaciones recomendamos “no bañarse en aguas infestadas de medusas”.

En cualquier caso, la calidad de la crema solar Safe Sea y su efectividad en la inhibición de la picadura de medusas, está probada internacionalmente y miles de nadadores conocen y han probado que es una ayuda en la competición, el ocio y el uso profesional.