Los resultados de la popular aplicación de análisis Yuka no son fiables. Tal y como indica Pilar García, directora de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (STANPA) – esta y otras aplicaciones similares, ignoran la regulación cosmética que debe seguir todo producto que se pone en el mercado. Así como su previa evaluación de seguridad. Por tanto, con las conclusiones que se obtienen del uso de aplicaciones como Yuka, se vulnera la normativa sanitaria y se desacredita a las autoridades que son quienes se aseguran y velan por que estos productos sean seguros.

La metodología de esta aplicación, basada en que la mera presencia de un determinado ingrediente confiere una propiedad como irritante, alergeno, carcinógeno o disruptor endocrino – y, por tanto, determina la recomendación o no del producto -, debe considerarse como un engaño o infundio.  Existe una reglamentación, en concreto el Reglamento Europeo 1223/2009, que avala la utilización de los ingredientes.

Por otra parte, para evaluar un ingrediente, hay que tener en cuenta tres aspectos esenciales: la concentración, la vía de exposición y el tiempo de exposición. Estos aspectos tampoco son tenidos en cuenta por esta app en el momento de hacer su análisis o evaluación.

Recordamos que La Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario (AEMPS) en España y la Asociación Europea de Cosmética y Perfumería (COLIPA) en Europa, son los órganos institucionales reguladores que comprueban que todos los productos de que se componen los cosméticos no contengan ingredientes que se demuestre sean nocivos. La crema solar SAFE SEA cada año revisa sus componentes y proporciona la información al Portal Europeo de Cosmética (CPNP) para que realicen la revisión oportuna.