Las medusas son los animales más antiguos del mundo, con más de 700 millones de años. Su sistema nervioso es rudimentario y está poco desarrollado.  No tienen cerebro ni sistema nervioso central que rija su organismo. Es por esta razón, que cada una de sus células urticantes reacciona de forma individual, según sus sensores. Y cada tentáculo, contiene centenares de miles de células urticantes.

Esta condición se menciona y describe en todos los estudios científicos publicados sobre la crema solar SAFE SEA, y hace prácticamente imposible que una loción inhibidora que actúe sobre dichos sensores, lo haga por igual en la totalidad de ellos. De hecho, en ninguna publicación de SAFE SEA se menciona el 100% de efectividad frente a la protección de picaduras. El tanto por ciento de efectividad varía entre el 75% y el 85%.