El embarazo es un período en la vida de la mujer en el cual se producen cambios fisiológicos significativos y complejos. Las modificaciones hormonales inducidas por el embarazo normal pueden ejercer efectos significativos sobre la piel de la mujer gestante. ¿Cómo debe ser la crema solar para embarazadas? Sigue leyendo, a continuación, te explicamos sus recomendaciones y uso.

Crema solar para embarazadas: cambios pigmentarios de la piel durante el embarazo

La hiperpigmentación es evidente desde una fase temprana del embarazo, normal en el 90% de las mujeres y es más pronunciada en mujeres de piel oscura. Estos efectos son más visibles en las áreas naturalmente hiperpigmentadas como aréolas, genitales externos y periné. Las regiones más susceptibles a la fricción, tales como las axilas y la parte interna de los muslos, también pueden mostrar hiperpigmentación. La línea blanca abdominal, que se extiende desde el ombligo al pubis, también se oscurece.

Por otra parte, la hiperpigmentación de la cara o “máscara del embarazo”, se denomina melasma. También se la conoce por el nombre de cloasma, denominación más antigua, y está restringida solamente a la lesión que se manifiesta durante el embarazo. El melasma se observa en casi la mitad de la población de mujeres embarazadas. Sólo el 10% de los casos corresponde al sexo masculino. Se trata de una hipermelanosis asintomática que se produce con exclusividad en áreas expuestas al sol. También puede presentarse en las manos y los brazos.

Prevención durante el embarazo

Es fundamental la prevención durante el embarazo, tomando medidas que atenúen los efectos nocivos de la radiación ultravioleta (UV) sobre la piel, sobre todo en mujeres cuyo fototipo de piel es de I a III.

  • I: Piel muy clara. Ojos azules. Pecas.
  • II: Piel clara. Ojos azules o claros. Pelo rubio o pelirrojo.
  • III: Piel blanca (caucásica). Ojos y pelo castaño.

Medidas básicas de fotoprotección en la mujer embarazada

Los efectos nocivos de las radiaciones solares sobre la piel  dependen fundamentalmente de la dosis recibida. Ésta se relaciona con la frecuencia y duración de la exposición y con el tipo e intensidad de radiación UV que recibe la piel.

La fotoprotección y la prevención de los daños ejercidos por los fotones UV  sobre la piel, pueden lograrse  implementando medidas que tengan como objetivo reducir la dosis de radiación ultravioleta que reciba.

Crema solar para embarazadas: recomendaciones y uso

Los materiales fotoprotectores utilizados deben cumplir con 4 requisitos biofísicos para lograr la atenuación de las radiaciones solares que llegan a la piel. Estos son:

Absorción y filtración de los rayos UV en la superficie del estrato córneo a fin de prevenir su transmisión (o penetración) hacia la epidermis y la dermis. Esto se logra mediante la aplicación de compuestos químicos capaces de absorber radiaciones UVB y UVA (filtros solares orgánicos/químicos). No obstante, se cuenta con una cantidad muy escasa de sustancias químicas asociadas con un espectro de absorción óptimo que abarquen las regiones UVB y UVA. Por ello las pantallas solares son formuladas como compuestos que contienen un total de dos a seis pantallas solares químicas y se conocen con el nombre de “fórmulas de pantallas solares combinadas”, las que consisten en preparados enriquecidos con compuestos capaces de absorber los dos tipos de radiación UV que ejercen efectos nocivos sobre la piel (UVA y UVB). Debe tenerse en cuenta que un valor de FPS (factor de protección solar) elevado no garantiza la protección contra las radiaciones UVA.  Excepto que la fórmula haya sido enriquecida con los agentes químicos absorbentes de estas radiaciones.

 • Dispersión, y reflexión de las radiaciones que llegan a la piel mediante la aplicación de barreras, como moléculas de óxido de titanio (TiO2) y óxido de cinc (ZnO) micronizados juntas o por separado. Se denominan pantallas solares físicas y son protectores muy eficaces contra los rayos UVA y UVB.

Inactivación o destrucción de radicales libres y formas reactivas de especies oxigenadas que se producen en la piel expuesta a las radiaciones solares. Esto puede realizarse mediante la administración oral o la aplicación tópica de sustancias antioxidantes o extinguidores de radicales libres.

Recomendamos el uso de cremas solar en las mujeres embarazadas con fototipo de piel de I a III formuladas con agentes absorbentes de radiaciones UVA y UVB combinados, además demás pantallas solares particuladas (físicas) y con un factor de protección (FPS) alto.

Consejos para disfrutar del sol durante el embarazo

  • Evitar la exposición solar, especialmente desde las 10 hasta las 17 horas.
  • Uso de pantalla solar diariamente. Aplicarla uniformemente sobre la piel limpia y seca, media hora antes de la exposición solar. La pantalla debe estar formulada con compuestos que sean capaces de absorber tanto la radiación UVB como UVA. Con un FPS (factor de protección solar) elevado -preferentemente 30-  y  resistente al agua.
  • En el caso de exposición directa al sol: asociar el uso de los filtros solares con ropas y accesorios que actúen bloqueando la luz solar. Como por ejemplo, sombreros de ala ancha, parasoles o ropas protectoras preferentemente de algodón (tejidos de trama densa), que cubran la mayor parte del cuerpo.
  • Beber abundante cantidad de líquido (2 – 3 litros / día).  Debe tenerse en cuenta que estas medidas de fotoprotección, no sólo protegen  de la aparición de melasma, sino también de todos los efectos perjudiciales de la radiación UVB y UVA sobre la piel. Que contribuyen a la carcinogénesis y al fotoenvejecimiento cutáneo.

crema solar para embarazadas 2

La radiación ultravioleta emitida por la luz  solar es beneficiosa para facilitar la absorción de calcio, a través de la síntesis de vitamina D. El calcio es fundamental entre los requerimientos nutricionales de la mujer embarazada. Por esa razón -entre otras- el sol tomado con moderación y teniendo en cuenta las medidas anteriormente citadas, no deja de ser una fuente de vida y salud.

Si te han parecido útiles nuestras recomendaciones sobre la crema solar para embarazadas, compártelas con tus familiares y amig@s. Si has sido mamá recientemente, también puedes consultar esta recomendación de la revista de maternidad de referencia Mi Bebé y Yo, sobre la protección solar en bebés a partir de 6 meses ¡Compartir es vivir!