Existen más de 4.000 especies de medusas. Y cada año, su proliferación va en aumento ¿A qué se debe esta propagación? Cada verano llegan miles de medusas a nuestras costas del litoral mediterráneo debido, principalmente, al aumento de la temperatura de los océanos. Ante esta creciente tendencia, hemos pensado que sería interesante comentar cómo se reproducen las medusas.  Y lo cierto, es que tienen un ciclo vital muy interesante ¿Quieres saber más?

¿Cómo se reproducen las medusas?

Las medusas, entre otras cosas, son singulares por tener un ciclo vital inusual en el reino animal. Estos animales marinos pertenecen a una clase de fauna conocida como hidrozoo. Dicha familia, se caracteriza por una alternancia de generaciones. Es decir, que a una generación sexual le sucede otra asexual.

¿Las medusas tienen género?

Sí, las medusas tienen género, y se reconocen como especies dioicasLos espermatozoides del macho fecundan los óvulos de la hembra, formando el zigoto. Que crecerá en forma de larva (o plánula), tal y como ocurre en mamífero, aves y peces. Dichas plánulas inicia su vida libre, hasta que se adhiere en el fondo marino y crece hasta formar un pólipo, que durante un tiempo sólo se encargará de coger alimento. Cuando la colonia de pólipos alcanza un estado óptimo de nutrición comienza el proceso de división mediante surcos transversales para alcanzar una posterior formación de medusas individuales.

Estos pequeños discos se convierten en larvas de vida libre, que crecen y transforman en una medusa adulta con gónadas en las que se formarán los óvulos o espermatozoides.

Para entender el proceso de reproducción de estos animales gelatinosos, debemos saber dónde viven. Todas las especies de cnidarios viven en el medio acuático, ya sea agua salada o dulce. En este tipo de medio la fecundación interna (unión del óvulo y del espermatozoide se produce en el interior de la hembra) no es común, por lo que los cnidarios tienen fecundación externa. Las hembras y los machos liberan óvulos y espermatozoides al exterior.

También se diferencian especies de medusas hermafroditas. En ese caso, liberarán de forma indistinta, tanto óvulos como espermatozoides.

Cómo se reproducen las medusas

Tipos de reproducción de las medusas

Tal y como te avanzábamos al inicio del artículo, la reproducción de las medusas se diferencia, según la especie, en sexual y/o asexual. A continuación, resumimos cada uno de los procesos.

Por otro lado, en la reproducción sexual de las medusas, especies de distintos sexos liberan sus gametos para que se produzca la fecundación. Por lo general lo hacen en un mismo momento del día, bajo determinadas condiciones de luz y bien juntos entre sí, para que haya más posibilidades de que, con tanto esperma y óvulos, estos no se encuentren por pura mala fortuna. Es una estrategia parecida a la que utilizan sus primos los corales, así como otros animales mucho más “modernos”, como los peces.

La reproducción asexual de las aguas vivas es aquella en la que el pólipo se reproduce de forma asexual. Dependiendo de la especie, la división cambia. Este proceso se conoce como estrobilación. Podemos sorprendernos ante el hecho de que algunas especies de medusas son hermafroditas, con lo que un mismo ejemplar puede bañarse entre sus propios óvulos y espermatozoides, fecundándose a sí mismo. Pero unas pocas especies hacen algo mucho más llamativo.

Algunas medusas se reproducen por «sexo oral»

En lugar de fecundarse de forma externa, los espermatozoides de estas medusas viajan hasta la “boca” de la hembra, se introducen en ella y allí dentro fertilizan los óvulos. Los cuales se desarrollarán en su interior hasta que nacen las larvas e incluso un poco más. Otras especies, como las medusas comunes (Aurelia aurita) protegen sus huevos en sus tentáculos. Los cuales forman cavidades que se ensanchan tras el nacimiento de las larvas para darles cobijo durante un tiempo. Como ves, de sencillo tiene poco. Y eso que no hemos hecho nada más que empezar, porque esa larva tiene que convertirse todavía en un pólipo.

Otras curiosidades de la medusas

Ahora que ya sabes cómo se reproducen las medusas, sigue atento. Estás a punto de descubrir el universo de singularidades que definen al animal má longevo de la Tierra.  Además de su característico sistema de reproducción, las aguamalas destacan por otras múltiples peculiaridades:

Las medusas se componen de un 95% de agua

No tienen estructura ósea. Son suaves y delicadas, por lo que se pueden dañar con facilidad. Requieren aún de más agua para poder moverse y si no permanecen en su hábitat acuático, colapsan y mueren.

Son animales radialmente simétricos

Estos seres son simétricos por un axis central que va a través de la longitud de su cuerpo. Tienen una parte superior y otra inferior, pero no tienen lados izquierdos o derechos. Son diferentes a otros tipos de animales (como mamíferos, reptiles, peces, pájaros y artrópodos) los cuales exhiben simetría bilateral.

Su boca también funciona como intestino

Su aparato digestivo es sumamente rústico, con una única y simple abertura. Estos animales ingieren la comida a través de su boca, ubicada en la parte baja de su campana. La comida es digerida en una estructura parecida a un saco (llamada celenteron o cavidad gastrovascular). El material de desecho es expulsado también a través de la boca. Por tanto, esta cavidad funciona entonces de dos formas: como estómago y como intestino.

Se mueven como jets

Una analogía común utilizada para describir cómo se desplazan las medusas en el agua, es la que menciona su movimiento como “una manera simple de propulsión de jet”. Toma agua dentro de su campana muscular y posteriormente la lanza a chorros, creando un jet de agua que la propulsa hacia adelante. También aprovecha las corrientes de agua para moverse.

Algunas especies producen luz

Pese a tener una anatomía muy poco avanzada algunas medusas son capaces de emitir luz para atraer a presas o cuando están en peligro. Disponen de una proteína lumínica en la parte trasera del cuerpo; unas la emplean para defenderse y otras para atacar. La medusa Pelagia Noctiluca es la más conocida por sus cualidades luminiscentes. Habita en todos los océanos, pero suele rondar sobre todo el mar Mediterráneo.

Tienen 24 ojos alrededor de su cuerpo

Son casi tan avanzados como los del ser humano. Mientras que nosotros tenemos un par de ojos multiuso que detectan color, forma, tamaño e intensidad luminosa, las cubo medusas tienen cuatro tipos de ojos con diferentes propósitos. Los más primitivos funcionan básicamente como detectores de luz/oscuridad para guiar su navegación, y son los que tienen el resto de las medusas. Los dos más avanzados detectan forma y les sirven para mantenerse dentro del territorio seguro que la vegetación submarina les provee. El resto de los ojos primitivos los tienen alrededor del cuerpo como formando un cinturón.

Las medusas no tienen sistema respiratorio

La difusión de oxígeno se produce a nivel de tejidos. Tampoco tienen sistema circulatorio ni excretor.

Su cuerpo está formado por tres capas

El extrañísimo cuerpo de toda medusa tiene sólo 3 capas. La capa exterior es llamada epidermis y la capa interior gastrodermis. Entre medio, hay una sustancia gruesa llamada mesoglea.

Viven tanto en agua salada como en agua dulce

La especie Craspedacusta Sowerbyi es la única especie de medusa de agua dulce.

Sus tentáculos están formados por miles de células urticantes

Hay miles de nematocistos en sus tentáculos, brazos y boca. Los nematocistos están formados por una cápsula que contiene un aguijón, un saco de veneno y pelos quimio sensibles que les permite detectar alimento. Cuando una presa potencial toca estos pelos, los nematocistos expulsan e inyectan el veneno en la víctima. El veneno inmoviliza a la presa y la medusa utiliza sus brazos para llevar a la presa hacia su boca.

¿Sabías que puedes evitar la picadura de medusa?

Ya puedes tachar de tu bucket list «comprender cómo se reproducen las medusas» y pasar al siguiente level de partida: descubrir de «sopetón» que la picadura de medusa no volverá a ser una amenaza para tus vacaciones de verano. Nuestros protectores solares, también actúan como crema antimedusas. Protegen la piel en contacto con medusas y evitan su picadura. Si alguna vez te ha picado una medusa y no quieres volver a vivir tan desagradable experiencia, te animamos a que eches un vistazo y compartas con tus seres queridos nuestras cremas solares antimedusas para bebés, niños, adultos y deportistas.

Seguro os resultan muy útiles 🙂

¡Gracias por leernos! Nos vemos en el próximo post.