¡Bienvenido verano! Te estábamos esperando. Te recibimos con los brazos abiertos, y con algunos consejos en “la manga”: la piel es el órgano más grande del cuerpo humano, y es muy vulnerable a la exposición al sol y el calor. Así que presta atención, te explicamos 5 tips básicos para cuidar la piel en verano.

Cómo cuidar la piel en verano

Como ya sabéis – y os recordamos frecuentemente – el cuidado de la piel es necesario durante todos los días del año. No obstante, es necesario recalcar, que durante los meses de verano, necesitas un “extra” de hidratación y protección. Debes saber, que más allá de un alto riesgo de desarrollar un cáncer cutáneo (melanoma), un excesivo e incontrolado tiempo de radiación solar, provoca que la piel envejezca prematuramente, perdiendo su elasticidad y favoreciendo la aparición de arrugas. A corto plazo, una piel mal cuidada puede volverse seca, áspera, descamarse y adquirir una apariencia apergaminada o cuarteada. Esto se debe a la pérdida del factor hidratante que debe evitar la deshidratación de las células de las capas más profundas.

Cuidados externos de la piel

Evitar las dolencias descritas anteriormente, es muy sencillo. A continuación, te recomendamos 3 tips básicos para el cuidado externo de la piel en verano:

Hidrata tu piel a diario

Las duchas y el hecho de beber agua (2 litros a lo largo del día) pueden prevenir la deshidratación de la piel. Sin embargo es conveniente complementar estas medidas utilizando leches hidratantes después de cada ducha, siempre que se haya tomado el sol y antes de acostarse. No olvides las zonas más secas: talones, codos y rodillas.

Utiliza protección solar cada día

El protector solar debe ser tu imprescindible durante todo el verano. Recuerda aplicarte crema solar con alto factor de protección cada mañana, antes de salir de casa. Incluso, te aconsejamos que lleves en tu bolso/mochila un pequeño envase, como nuestra crema facial SPF50 Plus, por si necesitas reaplicar el producto a lo largo del día. Especialmente, si vas a estar expuest@ al sol de forma directa más de 80 minutos.

Evita la exposición solar durante las horas centrales del día

Como seguramente ya sabes, en las horas centrales del día (12-16h), los rayos nocivos del sol, inciden con mayor fuerza en nuestra piel. Es por esta razón, que además de recomendarte el uso de cremas solares de alto factor de protección solar (FPS), te aconsejamos, que evites en la medida de lo posible, la exposición directa al sol durante esta franja horaria.

Además de un FPS alto, la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología), recomienda el uso de un protector solar de amplio espectro. Es decir, que proteja tu piel de la radiación UVA y UVB. La radiación UVA, es aquella que incide en la primera capa de nuestra dermis. La radiación UVB, sin embargo, penetra en las tres capas de la piel.

Cuidados internos de la piel

Además de garantizar los cuidados externos de la piel, también debes tener en cuenta que la salud de tu piel también depende de otros factores internos, como la alimentación. Tu piel, es el reflejo de lo que comes.

Bebe 2 litros de agua diarios

El cuerpo también se oxida. La falta de agua en nuestro cuerpo provoca la aparición de arrugas prematuras. Beber dos litros de agua te ayudará a aportar luminosidad en el rostro, a evitar la piel grasa, la piel de naranja, el acné y los puntos negros ¡El pack completo!

cuidar la piel en verano 2

Sigue una alimentación saludable y rica en antoixidantes

La ingesta de determinados alimentos, también ayudarán a mejorar el aspecto de tu piel. Las verduras frescas y las frutas son un componente fundamental de la dieta del verano. Si comes de forma regular estos alimentos, favorecerás la hidratación de tu organismo y, por tanto, también de la piel.

Si te han parecido útiles nuestros consejos para el cuidado de la piel en verano, compártelos con tus familiares y amigos ¡Compartir es vivir!